El rol de los padres en la elección de una carrera



Por María Soledad del Río, psicóloga clínica y vocacional de la Universidad de Chile

La elección de una carrera es una de las decisiones más importantes que un joven debe tomar en su vida, ya que define su futuro profesional. Mientras más joven, más difícil es decidir, por la falta de conocimiento de las carreras y experiencia en el mundo laboral. Así, la elección vocacional en la enseñanza media implica un esfuerzo mayor de proyección en un área para los estudiantes desconocido. De ahí que en la mayoría de los casos la decisión se base en el mayor o menor nivel de conocimiento sobre sí mismo, y es que mientras menos datos tenga de la carrera y su campo ocupacional, mayor es la influencia de la fantasía sobre la realidad.
En este proceso, a los padres les corresponde un rol fundamental, pues son una importante fuente de información sobre los rasgos de personalidad de sus hijos, intereses, aptitudes y dificultades que han tenido en su desarrollo educacional. Ellos los conocen y pueden aportar mucho a la hora de proyectarlos en alguna carrera profesional.
A su vez, los progenitores son fuente de identificación de sus hijos, proveen modelos y modos de concebir la vida, traspasan valores, funcionan de determinada  manera en el mundo ocupacional. Tienen una concepción acerca de la sociedad y cómo debería ser, están más o menos felices con su propia elección profesional, y son un ejemplo para sus hijos de lo que les gustaría ser o no en el plano laboral.
Es cierto que los padres desean lo mejor para sus hijos y quieren evitar que tomen una mala decisión. Por otro lado, los jóvenes exigen libertad para elegir. Ambos puntos de vista son razonables y es aquí donde el adulto debe advertir sobre los pro y contra de la elección, y permitir que el joven tome conciencia de su opción vocacional y de las consecuencias que ésta tendrá en su desarrollo como profesional. 

Claves para orientar

  • Los jóvenes deben reflexionar acerca de si mismos, de sus fortalezas y debilidades en términos de personalidad. Por ejemplo, su capacidad de compromiso con una carrera corta o larga, persistencia frente a las dificultades y tolerancia a la frustración, motivación e interés por la carrera elegida, control de los impulsos para no tomar decisiones apresuradas, y aspiraciones de logros en términos académicos y económicos.
  • Es importante el conocimiento de la malla curricular de la carrera de su interés y de las distintas opciones de instituciones. Así como saber si la entidad y la carrera seleccionadas están o no acreditadas.
  • Los padres debieran informarse junto a sus hijos sobre las perspectivas laborales de la carrera elegida. Conocer su campo ocupacional, nivel de empleabilidad y las remuneraciones esperables una vez que el joven se titule.
  • Asimismo, los padres pueden ayudar a sus hijos a completar la imagen de sí mismos con recuerdos de la infancia, y la clarificación de los intereses que se han mantenido en el tiempo. Pueden apuntar a sus cualidades y defectos, aptitudes y dificultades de aprendizaje a lo largo de su enseñanza escolar. Además, a través de su experiencia pueden aportar información sobre la realidad del mundo laboral y las expectativas económicas en la actualidad.
  • Por último, es importante dejar que los hijos tomen su propia decisión vocacional, que se hagan responsables de la elección de la carrera, conociendo las implicancias que ésta tiene para su futuro profesional y personal.



Ministerio de Educación - Teléfono +56 2 24066000 - Dirección Av. Libertador Bernardo O'higgins 1371

Políticas de Privacidad | Manual de Normas Gráficas | Visualizadores & Plug-ins | DS100 | CSS 3 | CC

Gobierno Transparente Ley de Transparecia
Ir arriba